martes, 9 de septiembre de 2008

Día 1-2: Mariposas en los bolsillos

Prometo que este blog será más corto, más interesante y con muchas más fotos, pero es que me gustaría escribir mil cosas que me han pasado apenas estas 48 horas ( como que en todos lados esté la ministra de Defensa, que aquí he descubierto que Leroy Merlín es Le Roy Merlin ( El Rey Merlín) o darte cuenta de que saludar "Bonjour!" (buenos días) es mucho más bonito que el aspéptico "hola").



Si le preguntas a cualquier estudiante ex-Erasmus cómo comenzó su andadura europea probablemente te diga: con nervios, miedo, ilusión y espacio en las maletas demasiado limitado. Si me lo preguntas a mí te contestaré con lo mismo, pero le añadiría lo siguiente:




Miles de mariposas de papel volando encima de los 15000 asistentes al concierto de Coldplay en Madrid. Un concierto apasionante, sorprendente y tremendamente emocionante. Me quedo con ganas de repetir.

Fue salir del concierto, volver a la residencia, despedirme de mis compañeros de concierto y coger un taxi hacia Barajas. Tras descubrir que Barajas es al mismo tiempo Aeropuerto y Albergue, que no hay ni un solo lugar con wifi y que utilizan una máquina infernal para encerar el suelo ( y de paso despertar a la muchedumbre) cogí el vuelo rumbo Lyon.

Las vistas desde los aires vaticinaban una ciudad muy verde, con ese gran Rhon que lo atraviesa y los edificios en tonos claros que tanta oldfashioned modernidad aportan a la ville.

La llegada fue apoteósica. El teléfono móvil muere en Getafe, por lo que no hay forma de llamar a casa para decir: eh- mamá-estoy-vivo ni para contactar con gente que sabes que ya está en Lyon. Así que de nuevo recurro al taxi para llegar con todo el equipaje hasta la zona universitaria.

Tras una mañana entera de papeleo con las maletas a cuestas por fin llego a la Residencia Benjamin Delessert. Sí. Era tan cutre como vaticinaban. En la puerta hay dos personas totalmente diferentes. Por las mañanas un señor bastante simpático, cuyo nombre aún no he escuchado. Por las tardes una arpía que siempre está de mal humor, llamada Fucsia (!). El ambiente de la residencia es frío. Apenas hay residentes y los que hay no suelen juntarse, por lo que esperamos que esto reviva o tendremos que salir desesperadamente en búsqueda de juventud. La habitación es individual, relativamente grande y mucha luz, por lo que es un punto a favor.




Además tiene muchas baldas y huecos en los que colocar cosas...


y un lavabo.







Duchas, retretes y cocina comunes.

Internet ha llegado hoy de la mano de 80 € cada tres meses, pero la menos es rápido y Dios es Internet!

La Universidad es una auténtica maravilla. Esta situada en frente del Rhone es una zona llena de gente patinando y andando en bici en las orillas del río, donde hay barcos que hacen la función de bares.



Hoy hemos tenido nuestra primera reunión en la que nos han dado miles de papeles que rellenar, seguros que pagar, reuniones a las que asistir... En fin, burocracia a la francesa.
Las clases no comienzan hasta el lunes, por lo que podremos visitar más a fondo la ciudad, que apenas conocemos ( y ya tenemos las piernas completamente destrozadas).
Lo poco que hemos visto de la ciudad es precioso. Es una ciudad bastante tranquila ( demasiado, quizá, a las 7 de la tarde cierra todo) de gente por lo general simpática que hacen un esfuerzo por comprender nuestro "creativo" francés. ( No como Fucsia)

Ante la rumorología que corre por el mundo universitario, sí, el primer día Erasmus es duro. Llegas a una ciudad desconocida, estás solo, no puedes comunicarte al 100% de tus posibilidades, la residencia es cutre ( cualquiera comparada con la de Getafe lo sería), no tienes móvil para hablar con nadie ( vale, ese es sólo mi caso) y aunque siempre te queda la posibilidad de conocer solo la ciudad, los nervios del estómago no se van. Afortunadamente, no fue tan mal como pensé que iría y el día siguiente es mucho más bonito. El día 1, después de conocer a mi compañera de Erasmus española-carlos-terceriana-comunicadora Carla, llegué a la habitación, encendí la luz me quité las playeras y los pantalones, y al meter los bolsillos para sacar las cosas, me acordé de las mariposas que había cogido en el aire al compás de Lovers in Japan, y al fin y al cabo recordé que estar de Erasmus es una experiencia única que recordaré para siempre, como las mariposas del 7 de septiembre de 2008.




6 comentarios:

Mary dijo...

pecao!
a todos los nuevos que vienen aquí les decimos lo mismo que dices tú, que el primer día es la depresión y todo muy desolador, pero después es cuando más empieza a molar.
dios, creo que no voy a aguantar hasta el 3 de diciembre para ver a coldplay, y eso si vamos, que las entradas no llegan
:S
un muxu grande
y mantennos informados

Sally Hayes dijo...

Creo que mi primer día fue aun peor, porque si a lo cutre le añades lo soviético es apoteósico.
De todas formas tras semana y media te aprece la mejor cposa que has aocnocido nunca ( auqnue espero que nos sigas echando de menos) y ahoar tengo algo importante qeu contarte, pero te cuento por email, abrelo ya!

sheila dijo...

javi!!estoy aki cn tu madre y dice k la habitacion muy bien k el armario y el baño tmb y k xa lo k paga esta todo de pm jaja estams de mozucu aski ya toy algo xispa ya sabes aki te exms de mens...:S el domingo te llame y estaba apagao xo ya me ha explicado tu madre k se te jodio el mvl(llama a tu madre en cuanto puedas) me voy a cmprar tabaco y xa la fies k toy en el bar un besin cnt en el tuenti xk sino no lo veo jaja un besin tkmmmm

Nahuel y Otras dijo...

Piensa en todos las personas que han cagado en esos retretes antes que tu. UUU, ya has cagado, cuentamelo todo, quiero saber todo lo que pase entre esas cuatro paredes.

Rana de ingle amarilla dijo...

He ido de erasmus a Lyon durante los 7-10-15 (?¿) minutos que he tardado en leer esto :)
Por cierto, ya no me tengo que casar.

Renacuajo dijo...

Lo mejor es lo de las mariposas en el bolsillo, obviamente. Jejeje. No nos olvides!!!!